La mañana del domingo 29 de diciembre de 2019 fue decretado proféticamente: 2020 El Año Del Sorprendimiento Sobrenatural. Los planes de Dios para nuestra vida y familia han sido, son y serán de bien y no de mal. Su amor y su misercordia son la fuente de nuestra seguridad en El, porque si nos volvemos a Dios con todo nuestro corazón en genuinio arrepentimiento, seremos acogidos de nuevo por El.

La restitución del año 2019 no se detiene, ahora se profundiza. Lo perdido será devuelto con la bendición de capacidad para disfrutarlo según haya sido el tiempo en que nos fue arrebatado. Y ahora todo apunta a la sobrenaturalidad de Dios. manifestándose en lo que El hará por nosotros. Desde Junio 2018 el Año De La Gloria Sobrenatural, el Espíritu Santo inició la profundización en un cambio en Su manifestación y presencia, al orar en el Espíritu (orar en otras lenguas). Y cuando recibimos el rhema profético para el 2019 El Año De La Restitución, comprendimos el hilo de su Palabra y lo que El estaba ya haciendo entre nosotros para entrarnos en Su dimensión de Gloria Sobrenatural. Y ahora con el Año del Sorprendimiento Sobrenatural, sabemos que es el tiempo de una mayor dimensión.

Jeremías 29:11 "Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis." 

Cuando esperamos de Dios algo, se crea una atmósfera de expectación. Lo que activa nuestra fe para actuar en base a lo que hemos creído y a la vez estamos esperando recibir. Hemos creído a lo que Dios nos ha hablado, por eso seguimos haciendo a pesar de .... y en medio de .... ya que confiamos en El, esperando que de un momento a otro llegue su respuesta, es decir nuestro milagro. Sabemos de donde venimos, y sabemos hacia donde vamos, por lo que sabemos lo que esperamos de El, permitiéndonos eso conocer exacamente que sí hacer y que no hacer, 

Sorprendimientos de Dios serán cada día. Lo que esperamos de El llegará de repente. También, cuando y lo que menos esperamos, llegará a nuestras vidas y manos.

¡Sobrenatural porque estarán sobre el tiempo, el espacio y la materia! Sobrenatural porque no ocupará el orden establecido. Se saldrá del mismo, demostrando Dios que es El quien lo ha hecho, ya que nosotros únicamente colaboraremos actuando de acuerdo a nuestra fe expectante. Dios es quien da la profecía, y somos nosotros los que caminamos en ella para que se cumpla así lo profetizado.

Apóstol Dr. Francisco Gudiel